12 julio 2009

Tradiciones bárbaras


Si la gente tuviera tan sólo dos dedos de frente para pensar de manera independiente se daría cuenta de que determinadas tradiciones españolas van en contra del sentido común.

Que un joven de 27 años pierda la vida por asta de toro en los encierros de San Fermín sin que ningún organismo oficial se plantee la irracionalidad del asunto deja mucho que desear.
Se impone el carnet por puntos para proteger la vida de conductores insensatos y sus posibles víctimas porque se considera que determinados ciudadanos no son responsables para cuidarse por sí mismos. Sin embargo se ensalzan y notifican hasta el regodeo las trágicas cogidas de los encierros de los sanfermines que desde que se corren en 1922 ¡tan sólo han dejado 15 cadáveres!
¿Es tan onerosa la caja que hace el Reino de Navarra con el negocio de las fiestas que no se cuestiona la peligrosidad de la misma?
Para mí "tradición" es antónimo de "ilustración". Por tradición se hacen las cosas que no tienen una razón racional. Y me sorprendo cuando veo la manera cada vez más fanática con la que nos presentan el Rocío en la TVE internacional, hablando de la "blanca paloma", como si todos debiéramos saber a qué se refieren, mientras una jauría de enajenados salta una valla de hierro para sacar en volandas una imagen.
Me sorprendo cómo se esparcen toneladas de dioxinas al aire en las fiestas de Valencia sin cuestionarse el cambio climático. Y por último me sorprendo de nuevo cómo dejamos que los jóvenes mueran o se queden discapacitados para siempre sin cuestionarnos la inutilidad de la fiesta de San Fermín y de los numerosos encierros que por tradiciones recién inventadas (curiosa paradoja) se celebran durante las fiestas de los pueblos españoles. ROSARIO PELÁEZ, El País, 12/07/2009

No hay comentarios: