28 octubre 2016

La picaresca española

JENNIFER SÁNCHEZ
Carta al Director de El País del 25 de octubre de 2016

Criticamos ferozmente la corrupción y el amiguismo de las altas esferas de nuestro país sin darnos cuenta de que son el reflejo de una sociedad en la que se valora la picardía por encima de la honestidad. Esa cultura de “tonto el último” tan arraigada en España nos lleva a pensar que, en realidad, no está tan mal utilizar los medios que estén a nuestro alcance en beneficio propio, simplemente se trata de ser espabilado. Este pensamiento, que llevamos arrastrando desde la época feudal, se ve reforzado por clásicos de nuestra literatura como El Lazarillo de Tormes o La Celestina, libros que, por cierto, son de lectura obligatoria en las escuelas.

Casos de corrupción política como los que continuamente se reproducen en nuestro país serían impensables en otras sociedades en las que este tipo de actitudes son totalmente reprobables. Aquí nos quejamos de lo que otros hacen, pero repetimos el mismo esquema en nuestras acciones cotidianas, siempre tratando de buscarle el truco a cualquier sistema. Es algo que tenemos tan interiorizado que, pese a que lo condenamos abiertamente, en el fondo, muchos piensan: “Si pudiera, yo también lo haría”.— Jennifer Sánchez. Barcelona.


26 octubre 2016

Documentos TV: Homofobia en España


TVE emitió anoche a la 1 de la madrugada (obviamente para asegurarse una pobre audiencia) este magnífico documental sobre la homofobia en España. Desgarrador y emocionante, es de visión y difusión obligada para estudiantes, educadores, enseñantes, psicólogos, y demás conciudadanos en nuestro país. Documentos TV. Homofobia en España: Diario de las víctimas. (52 minutos)

15 octubre 2016

07 octubre 2016

03 octubre 2016

TED Talks

TED Talks, las charlas con más de 2.000 millones de visualizaciones en Internet


Por Zuberoa Marcos | 02-10-2016

Una inscripción en el frontispicio del edificio que albergaba la academia fundada por Platón en Atenas advertía: “Aquí no entra nadie que no sepa geometría”. Así de en serio se tomaba el filósofo griego las matemáticas, aunque en su academia, además, se enseñase también medicina, retórica y astronomía. La influencia de aquel centro de pensamiento nacido hace casi 2.500 años puede rastrearse en la cultura occidental hasta hoy, a pesar de la precariedad de las fuentes documentales que han sobrevivido. Un problema que no tendrán seguramente quienes, dentro de un par de milenios, quieran acceder al saber de estos inicios del siglo XXI. Bastará con que repasen de forma exhaustiva la colección de charlas TED Talks para tener ante sus ojos un compendio de algunos de los pensadores más brillantes -y originales- de nuestros días.

TED nació como una idea del arquitecto Richard Saul Wurman en 1984 para mostrar las convergencias entre la tecnología, el entretenimiento y el diseño (iniciales que conforman el acrónimo TED). La primera conferencia incluyó la presentación del por entonces revolucionario disco compacto de Sony y una demostración del primer Macintosh, el polémico ordenador que provocaría el despido de Steve Jobs de Apple, la compañía que él mismo había fundado. Aquella primera charla conserva su valor histórico, pero resultó un fracaso económico. Tanto que hasta seis años después nadie se animó a resucitarla. La década de los noventa fue la del despegue y consolidación de las conferencias TED, pero su influencia a nivel mundial no era todavía relevante: sólo podían asistir unos pocos socios, quienes pagaban un precio muy alto por escuchar a los grandes gurús de la tecnología.

El cambio definitivo llegó con Chris Anderson, figura clave de los medios de comunicación digitales (fundó Future Publishing y la web IGN), quien adquirió TED Conference en 2001 con el objetivo de convertirla en un fenómeno global. En una entrevista publicada en 2012, Anderson describía así el cambio: “Eran 800 personas juntándose una vez al año; ahora son un millón de personas viendo las charlas TED online cada día”. La tecnología, el entretenimiento y el diseño dejaron de ser los únicos temas y el repertorio se amplió a tantos quehaceres humanos como sea posible imaginar: medicina, robótica, astrofísica, biología, música, computación… Si es una idea que merece la pena ser difundida, como asegura el lema de TED, puede encontrar su hueco.

El formato de las conferencias es siempre el mismo: tienen un máximo de 18 minutos (esta duración fue elegida porque el famoso discurso de Martin Luther King “I have a dream” duraba 17 minutos y 30 segundos), están apoyadas por medios audiovisuales, son grabadas con varias cámaras y los ponentes -de pie y solos en el escenario- no utilizan notas. Las charlas son difundidas de forma gratuita a través de Internet, tanto en la web de TED como en YouTube (superan los dos mil millones de visualizaciones en ambas plataformas), así como en NetFlix o Itunes. Y la organización ha crecido con franquicias TEDx que se realizan de forma independiente con pensadores locales por medio mundo.

TED puede continuar creciendo porque la imaginación y la inteligencia humanas también lo seguirán haciendo, y su forma de difundirlas se adaptará a las nuevas tecnologías como la realidad virtual. Anderson es optimista respecto a lo que nos espera: “El futuro no es un destino que ya está escrito y al que nos veremos empujados. Es una página en blanco que estamos escribiendo colectivamente”. Algunos, como él, se preocupan de que juntos hagamos buena letra.

Texto: José L. Álvarez Cedena